Posada Galápagos

Para quienes se preguntan a dónde se fue a descansar Dios cuando creó el Archipiélago de Los Roques, les contamos que escogió a la Posada Galápagos, un lugar cálido, cómodo, colorido y atendido por sus propios dueños, Paola Aguilar y su esposo Ivano Biasion. Un rincón especial ubicado en pleno corazón del Gran Roque, que se distingue del resto por su excelente servicio, por sus amplios espacios, y por tener un Lounge Bar que sirve de disco durante las noches.

Quienes laboran en Posada Galápagos se encargan de buscarte directamente al aeropuerto, te ayudan con las maletas y te ofrecen un delicioso cóctel de bienvenida en cuanto llegues a sus instalaciones. Una vez estando allí, te brindan una charla informativa sobre las bellezas naturales que ofrece el Archipiélago, así como las recomendaciones para su cuidado y preservación. ¡Así que presta mucha atención!